Un salto al progreso de San Vicente y una fecha olvidada: 17 de septiembre de 1925. Parte 2

Escrito por Juan Carlos González Labra, investigador sanvicentano.

Parte 2

Primera parte disponible aquí

Ataques a la idea y nuevo intento

Casi dos años después de presentado el proyecto de ley antes descrito, es decir, a fines de 1901, en Rengo se rumoreaba entre las autoridades locales y las familias influyentes, que en el Congreso Nacional nuevamente se pensaba poner en tabla el tema de dividir el l Departamento de Caupolicán. La prensa de la época manifestaba su indignación de que esto pudiera suceder. Ahora, se argumentaba, entre otras cosas, que las pretensiones de crear el Departamento de San Vicente, era “aumentar los gastos de la Nación con los sueldos de la planta de empleados que se necesitaba establecer en él (nuevo Departamento)”; que con la existencia del ferrocarril se “dan facilidades para que del punto más distante de sus vecinos puedan transportarse en dos o tres horas a la cabecera (Rengo), pudiendo volverse en el mismo día”; que “la ciudad de Rengo con su poco comercio que hoi tiene quedaría reducida casi a cero”.

Nuevamente las influencias de los renguinos tuvieron su fruto no solo en este año 1901, sino, durante muchos años más. Sin embargo, para los sanvicentanos era un tema que siempre estaría presente aun cuando no se manifestara a nivel regional, pero localmente era un tema que periódicamente se conversaba y como diríamos hoy, se le buscaba la vuelta de como poder lograrlo. Es así que surge la idea de que en las próximas elecciones de diputados de 1906, se hiciera un compromiso mutuo entre un candidato y los electores más influyentes de San Vicente para que llegara a la cámara y el electo trabajara para lograr la creación del departamento de San Vicente. Se supo que esta jugada electoral la habían aplicado los habitantes de Santa Cruz, con la proclamación y elección como diputado por la zona en 1903 del hacendado y político Rafael Casanova Zenteno. El acuerdo dio sus frutos en 1904 logrando la creación del Departamento de Santa Cruz. Aparentemente, esta idea no se concretó o no se puso en práctica por lo cual, pasaron años en que todo quedó detenido.

El contraataque final

En los primeros días de agosto de 1925, un grupo de vecinos de San Vicente y de Zúñiga principalmente,  se reunieron en el andén de la estación de ferrocarriles de San Vicente a las 08:00 de la mañana para tomar el tren que los llevara hasta Pelequén, y de ahí hacer la combinación con un tren proveniente del sur para llegar a Santiago. Este grupo de vecinos habían sido elegidos para formar la comisión que se encargaría exclusivamente en elaborar una estrategia de influencias y de acciones necesarias para lograr exponer en las esferas del gobierno del presidente Arturo Alessandri, las razones por la cual los habitantes de esta zona consideraban necesaria la creación del soñado Departamento de San Vicente.

Este era el segundo viaje a la capital. En esta oportunidad, al llegar a Santiago, se entrevistaron con un grupo de dirigentes de distintos partidos políticos que los acompañaron a la Moneda donde consiguieron una audiencia con el Presidente que en el transcurso del día los recibió. Después de una breve exposición de los sanvicentanos, el Presidente consideró que era muy atendible la petición, además, esta era muy oportuna ya que por esos días se redactaba la nueva constitución de la república que entre otros puntos consideraba una nueva organización territorial del país. Es por esto que los mandó a conversar con el ministro del interior, don Armando Jaramillo Valderrama, señalándoles que si el ministro le llevaba el decreto correspondiente, él no tenía inconveniente en firmarlo. La alegría entre los integrantes de la comisión era enorme, solo quedaba un trámite que dependía del Ministro Jaramillo. Desgraciadamente, los quehaceres del Ministro impidieron que pudiera recibirlos, sin embargo a través de uno de sus asesores les comunicó que estudiaría la solicitud y prontamente les comunicaría su decisión.

El regreso de la comisión a San Vicente fue entre alegrías, incertidumbres y esperanzas.

En los días siguientes, no hubo señales del Ministro Jaramillo, la razón, principalmente por el gran ajetreo político previo al plebiscito del 30 de agosto de 1925 en el cual se aprobó la Constitución de ese año, la cual entró en vigencia el 18 de septiembre de 1925. Un día antes de ser promulgada, el jueves 17 de septiembre de 1925, el presidente Alessandri firmó el decreto que creaba el Departamento de San Vicente, con su capital, San Vicente de Tagua Tagua.

“Decreto-Lei
Núm. 529.- Santiago,
17 de setiembre de 1925.- Vistos estos antecedentes y con el acuerdo del Consejo de Ministros del Despacho,

Decreto:

 1º  Créase en la provincia de Colchagua un nuevo departamento, con la denominación de “San Vicente”, y que será formado con el territorio de las comunas de Zúñiga, San Vicente y Pichidegua, cuyos límites fueron fijados por decreto de 22 de diciembre de 1891, y por el territorio de la Comuna de Huique, delimitado por decreto de 23 de febrero de 1897.

2º  La capital del nuevo departamento será la Villa de San Vicente.

3º El departamento de San Vicente será servido por los empleados administrativos y judiciales, de acuerdo con las leyes vijentes. Estos funcionarios gozarán de remuneración igual a la de que disfrutan los de igual categoría.

4º El Juzgado de Letras de este departamento será servido por el personal del Juzgado de Letras de menor antigüedad del departamento de Caupolicán, para cuyo objeto este Juzgado trasladará su sede a la ciudad de San Vicente.

5º Los actuales funcionarios judiciales del departamento de Caupolicán y los que se trasladen a San Vicente, seguirán gozando de la jerarquía, prerrogativas y beneficios que les otorgan las leyes vijentes, y mientras desempeñen sus cargos. La Tesorería respectiva pagará a los funcionarios que se designen, los sueldos correspondientes, por el término del presente año.

Art. 5º Este decreto-lei empezará a regir el 1.o de octubre próximo.

Tómese razón, regístrese, comuníquese, publíquese e insértese en el Boletín de las Leyes y Decretos del Gobierno.- Arturo Alessandri.- F. Mardónes.”

¡Por  fin!, después de años de trabajo el sueño se hizo realidad, que como hemos visto, fue un sueño que nació de un grupo de visionarios sanvicentanos de fines del siglo XIX, y que se mantuvo en los que los siguieron.

¿Cómo se celebró y qué  significó este logro para San Vicente?

Continuará…